Volver a Fotos   Retroceder Imagen   Avanzar Imagen    
 


Hago mías las palabras de Rosana Souto, terapeuta floral brasilera que junto con Neide Margonari y Talita Margonari Lazzuri y el grupo de Argentina, Chile y México participamos del curso y de la experiencia vivencial en Sao Paulo y en Ubatuba sobre el Sistema Floral de SAINT GERMAIN.

Fue un placer enorme el haber podido tener este privilegio.

Lic. Claudia Stern, directora CEFyN

 

“Del 4 al 11 de abril 2016 tuve el privilegio de, junto a Neide Margonari y Talita Lazzuri, conducir una vivencia de campo delos Florales de Saint Germain, para terapeutas de lengua española, en Ubatuba. Hace tiempo que Talita había agendado esta actividad conmigo, para que yo pudiese colaborar, con mi conocimiento botánico, en la identificación de las plantas que encontraríamos en los caminos.

Esta iniciativa fue solicitada por Claudia Stern, una gran autoridad argentina en Flores de Bach, de California, de Bush australiano, entre otros, y autora de varios libros sobre estos sistemas y profesora autorizada de los florales de Bach Healing Herbs de Inglaterra, y de la Flower Essence Society de California, USA.

Hace mucho que Claudia viene utilizando y difundiendo los Florales de Saint Germain en Argentina por medio de su instituto, el Centro de Estudios Florales y Naturales. Ella vino en busca de aquel conocimiento que sólo se obtiene vivenciando, y quiso proporcionar esta experiencia a un grupo de terapeutas y profesores vinculados a ella. A estos, se unieron terapeutas de México y Chile, que se encontraron con la diversidad y exuberancia de nuestra Mata Atlántica.

Contrariamente a las previsiones climáticas del nombre popular de aquella ciudad –Ubachuva--, el tiempo acompaño nuestras caminatas. La lluvia sólo aconteció al final de las tardes, permitiéndonos disfrutar con tranquilidad de la mata, disfrutar y refrescarnos en las paradisíacas playas que encontramos en nuestras caminatas y realizar un paseo en barco a la Isla Anchieta. ¡Mejor imposible!

Talita e Neide nos brindaron una hospitalidad y organización inigualables, anticipándose a las necesidades del grupo y proveyéndonos de todo lo que necesitásemos, para que estos días fuesen, para todos, una experiencia inolvidable.

Así fue. Los feedbacks del grupo solo confirman lo que vivimos, días maravillosos.

Para mí, fue muy emocionante conocer donde comenzó la investigación de las flores de Saint Germain. No solamente los caminos en medio de la mata, sino especialmente, las plantas que llamaron la atención de Neide para que ella pudiese preparar sus Esencias Florales; la Embaúba junto al balcón de su casa, los Coqueiros del jardín, las Eliconias y más recientemente, las Umbellatas. Qué bendición poder estar allí con ella.

Claudia Stern y yo cambiamos experiencias con relación a los Florales de Saint Germain y también sobre nuestras otras especialidades en común.

Claudia pasó a ser una más en solicitarme libros sobre mi conocimiento botánico, especialmente aplicado a los Florales de Saint Germain.

Talita y Neide, además de todos los mimos, me dieron una sorpresa, me otorgaron mi certificado de Practitioner/Maestro facilitador de los Florales de Saint Germain, entregándome personalmente un certificado único, diferenciado, que valida toda una trayectoria en el uso, enseñanza e investigación de las esencias florales. Me dejaron sin palabras para expresar mi agradecimiento.

A mi regreso, encontré una San Pablo Caótica por las lluvias que causaron tanto daño y tristeza en esa ciudad, y por las manifestaciones de domingo, un solo pensamiento me vino con relación a la vivencia y observación de nuestra Mata Atlántica, su gran diversidad y el resultado práctico de la democracia en el reino vegetal. Allí no hay bosque solo de faias (beches) o coníferas. En la Mata Atlántica crece de todo junto y con enorme diversidad.

Esta mata que sufrió y todavía sufre tanta devastación, es un ejemplo vivo de democracia, de respetar la individualidad de cada uno, de convivir con las diferencias, y además de eso, de permitir que la luz del sol beneficie a todos. De este modo, que la sabiduría de esta mata sea una inspiración para nuestras vidas.

Gracias a Talita, Neide, Claudia y a todos los del grupo por los momentos maravillosos que disfrutamos juntos.”

Rosana Souto